2RVheadernuevo Biblioteca
"Desde 1992 en Re-vista Vocacional
te ayudamos a elegir tu camino"

La oferta de especializaciones, maestrías y doctorados creció un 60% en diez años

En Ciencias Sociales la oferta se duplicó. En Económicas, crecieron más los posgrados de Comercio Exterior y Marketing.

Por Gabriela Samela
Especial para Clarín
Edición impresa iEco
22 de julio de 2012

La carrera universitaria parece no tener fin. Como parte de una serie de transformaciones que incluyen desde nuevas exigencias para ocupar puestos académicos y profesionales hasta reglamentaciones educativas y cambios culturales, las titulaciones de posgrado se volvieron casi obligatorias para aquellos que pretenden avanzar en el mundo laboral. Y la oferta de especializaciones, maestrías y doctorados creció en consecuencia.

Entre 2002 y 2012, la oferta educativa de posgrado se incrementó en un 60% en la Ciudad de Buenos Aires y GBA, según un relevamiento realizado por Re-vista Vocacional Publicaciones, que edita anualmente guías de carreras universitarias. Los datos corresponden a las 45 universidades que dictan carreras de posgrado en la zona metropolitana, de las cuales 14 son de gestión pública y 31, de gestión privada. En total, están en funcionamiento 1.120 carreras, el 62% de ellas en las universidades nacionales, entre las cuales se destaca la Universidad de Buenos Aires con la propuesta más abultada: 330 carreras.

"Existe la presión de tener que especializarse para poder crecer", dice Teresa Martin, directora de Re-vista Vocacional y responsable del relevamiento. "La figura del `idóneo’, presente en otras épocas, hoy en día se da menos: se exigen más los títulos", agrega.

El estudio relevó la oferta de los tres tipos de posgrados con titulación oficial (ver "Glosario"). Las especializaciones concentran el 50% de la oferta; las maestrías, el 40%; y los doctorados, el 10%.

El área disciplinar de las Ciencias Sociales y Humanas casi duplicó la oferta respecto de 2002: creció un 97%. Le siguieron las Ciencias Jurídicas (79%), las Exactas y Naturales (69%) y el grupo Ingeniería e Informática (62,5%).

Las carreras de Ciencias Económicas se incrementaron en un 37%. Entre los temas que más crecieron se encuentran Marketing y Comercio Exterior, que tenían en 2002 una oferta escasa (5 y 4 carreras respectivamente) y la duplicaron. Las carreras vinculadas con Finanzas, Bancos y Tributación se incrementaron un 42%, pero son las que más propuestas presentan: 37. Administración oferta 32 carreras, pero aumentó menos (14%) porque la oferta ya estaba desarrollada desde la década anterior.

El crecimiento sostenido de las carreras de posgrado tiene múltiples causas. Catalina Wainerman, directora del Doctorado en Educación de la Universidad de San Andrés (UdeSA), señala entre ellas "la instalación del discurso de la sociedad del conocimiento, desde hace varias décadas". Además, apunta, tanto la universidad como el mercado laboral empezaron a demandar credenciales de nivel cada vez más alto.

Imparables
Turismo y Hotelería fue el tema que más incrementó su oferta en carreras de posgrado dentro del campo disciplinar de las Ciencias Sociales y Humanas. Claro que partía de ofertar una única carrera en 2002 y ahora existen seis, lo que muestra una tendencia a la profesionalización de ese mercado de trabajo: a las carreras terciarias se sumaron licenciaturas y luego también especializaciones y maestrías.

Otros temas de amplio crecimiento en esta área fueron los Estudios Culturales, en especial la gestión cultural, Arte, Letras y Filosofía.

También Gestión Educativa, Higiene y Seguridad en el Trabajo y Ciencias de la Comunicación duplicaron sus ofertas. Educación y Gestión Educativa es el tema que mayor cantidad de carreras tiene: alcanza las 60.

Este gran crecimiento del área de las Ciencias Sociales y Humanidades se explica, según Cristian Pérez Centeno, profesor de Planeamiento y Gestión de Políticas Educativas de la Universidad Nacional de Tres de Febrero, por al menos tres cuestiones: un punto de partida deficitario, la presión de tener un título de posgrado para acceder al profesorado universitario y el hecho de que son carreras que se pueden implementar a menor costo que otras que requieren infraestructura específica.

"El desarrollo del nivel de pos- grado lleva un tiempo largo en las `ciencias duras’. En las áreas de Humanidades y Ciencias Sociales hubo que cubrir un vacío", amplía el académico. "La exigencia de tener un título de posgrado para acceder al cargo de profesor impactó más en esta área, donde existían y existen académicos de alto nivel que no tenían este tipo de título", agrega Pérez Centeno.

Por otro lado, el académico ad- vierte que el desarrollo de los pos- grados "no creció a la par de la investigación". Y agrega: "no debería haber un posgrado sin un soporte de investigación importante".

Pero además de la vida académica, la vida profesional también ejerce su presión hacia las titulaciones de nivel cuaternario. "Mucha gente llega a los posgrados desde el campo empresarial, por una necesidad laboral de capacitación, por perfeccionamiento o respondiendo a una cuestión competitiva del mercado de trabajo", enumera Pérez Centeno. En general, este público se dirige a las especializaciones y a las maestrías profesionales (ver recuadro).

Inter
Otra tendencia reciente es el aumento de la interdisciplinariedad, según señala Martin. También, aparecieron las carreras interinstitucionales, es decir, dictadas en conjunto por varias instituciones de educación superior. Es el caso, entre otros, del Doctorado en Educación que la UNTREF dicta en conjunto con la Universidad Nacional de Lanús y la UNSAM.

Educación continua

Por Teresa Martin
Directora de Re-vista Vocacional Publicaciones

La tendencia creciente y sostenida de las carreras de posgrado en la última década muestra que la formación de cuarto nivel se instala y profundiza como educación continua: a las especializaciones, maestrías y doctorados se suman, inclusive, los posdoctorados.

Se ha avanzado hacia un sistema formal donde las carreras son aprobadas por el Ministerio de Educación y acreditadas por la CONEAU y, cuando las instituciones lo solicitan expresamente, son categorizadas con una escala donde "A" significa Excelente, "B" Muy bueno y "C" Bueno.

La formación especializada o la interdisciplinaria permiten dar nuevos giros a las carreras de grado, en tanto que la currícula flexible y las opciones de cursada (intensiva o combinando modalidades semipresenciales) facilitan compatibilizar estudio y trabajo. Las materias y seminarios se desarrollan con una metodología participativa que privilegia el debate y la resolución de problemas. La formación académica y un marcado perfil en investigación permiten el fortalecimiento de la capacidad creativa y del pensamiento crítico.

Al optar por una carrera de posgrado, se debe tener presente que al final deberá realizarse un trabajo integrador para las especializaciones y una tesis para las maestrías y los doctorados. Es conveniente empezar a pensarlo durante la carrera para realmente poder presentarla en el tiempo estipulado.

Por último, la multiplicidad de la oferta de posgrados en Buenos Aires hace atractiva la propuesta no solo para los profesionales locales sino también para los extranjeros, que reconocen a la ciudad como un centro de calidad educativa.
Volver a la página anterior
Revista Vocacional footer